Filtrar por
Alfabeto
Alfabeto

Total de ingredientes disponibles 94

  • Argán

    Argán

    Argania spinosa

    Marruecos

    El árbol de argán crece exclusivamente en el sudeste marroquí. Su excepcional resistencia le permite adaptarse al fuerte calor, a la ausencia de precipitaciones y a la pobreza de los suelos áridos. Mide de 5 a 10 metros de alto. El aceite de argán, producido desde tiempos remotos de manera artesanal en el sur de Marruecos a partir del fruto del árbol de argán, es utilizado por los fenicios desde el siglo X en las lámparas para iluminar y por las mujeres bereberes por sus propiedades alimentarias, medicinales y cosméticas. Rico en ácidos grasos -omegas 6 y 9-, el aceite de argán suaviza la piel, la nutre y la protege (actúa reforzando la capa hidrolipídica).
  • Arnica

    Arnica

    Arnica montana

    Europa

    La árnica, que aún se conoce como la hierba de las caídas, es una planta de montaña. La primera vez que se describieron las propiedades de la árnica para tratar las contusiones y los hematomas fue en la Edad Media, más exactamente una abadesa llamada Hildegarde. A partir del Renacimiento se generalizó su utilización como remedio para tratar las lesiones y los chichones. En la actualidad se sigue utilizando como descongestionante y tonificante.
    Productos que contienen Arnica
  • Kiwi

    Kiwi

    Actinidia chinensis

    Asia

    Un sabor ácido procedente de Asia y un nombre de pájaro emblemático de Nueva Zelanda: el kiwi echó raíces en Francia en los años 1970. Además de un gran contenido de vitamina C, el kiwi también aporta vitaminas A, B y E, y minerales. En cosmética, el extracto de kiwi favorece la nutrición celular al aumentar la velocidad de penetración de los nutrientes en el interior de la piel para realzar su luminosidad. El extracto de kiwi utilizado por los Laboratorios Clarins es biológico.
    Productos que contienen Kiwi
  • Baobab

    Baobab

    Adansonia digitata

    África

    Según la leyenda del Kilimanjaro, debido a la soberbia de este árbol, Dios lo arrancó del paraíso y lo volvió a plantar en la tierra pero al revés. Ello explica su tronco grueso y abultado, que se prolonga con unas ramas nudosas semejantes a enormes raíces. El baobab es el árbol emblemático de los países africanos situados al sur del Sahara. También llamado “árbol de la vida”, al igual que el karité. Se distingue por su impresionante tamaño, su enorme longevidad (cerca de 5 000 años) y sus múltiples beneficios. Su corteza se utiliza para fabricar cuerdas, con sus frutos se elabora una bebida con sabor a limón verde, muy apreciada por los niños africanos, sus hojas se utilizan en la elaboración de alimentos así como por sus propiedades tonificantes, antiinflamatorias y antidiarréicas. En cosmetología, los Laboratorios Clarins demostraron la capacidad de las hojas de baobab, ricas en flavonoides antirradicales libres, para proteger la comunicación celular de las agresiones de los rayos UV. El Fito-Sunactyl 2 -creado por los Laboratorios Clarins- asocia senna alata, plátano, olivo, baobab y guisante. Este complejo exclusivo, incluido en los tratamientos solares Clarins, protege las células de la epidermis y su patrimonio genético de las agresiones del sol.
  • Albizia

    Albizia

    Albizia julibrissin

    Asia

    Originaria del este y el sur de Asia, la albizia fue importada en el siglo XVIII por un naturalista italiano seducido por la belleza de este delicado árbol. Reconocido por su función ornamental, se implantó rápidamente en Europa y América donde despliega durante todo el verano sus vaporosas flores cuyo sedoso aspecto le otorga el sobrenombre de árbol de seda. Los Laboratorios Clarins utilizan el extracto de albizia por su capacidad para inhibir la glicación –proceso de degradación de las fibras de colágeno– y para proteger las paredes de los vasos sanguíneos, favoreciendo de este modo la firmeza y la luminosidad de la piel.
  • Alquimilla

    Alquimilla

    Alchemilla vulgaris

    Europa

    La alquimilla se reconoce fácilmente porque por la mañana, cuando el rocío se deposita en sus hojas, la superficie de éstas brilla como millares de perlas. Se trata de una planta pequeña y duradera que se encuentra en la mayor parte del territorio francés, con excepción de la zona mediterránea, pues necesita frescor y humedad. En Islandia se la consideraba como una planta sagrada y durante el Renacimiento se decía que prolongaba la juventud y hacía más bonitas a las mujeres. El alto contenido en taninos concede a la alquimilla una eficaz acción tonificante y astringente.
    Productos que contienen Alquimilla
  • Áloe

    Áloe

    Aaloe

    África del Norte

    Su nombre proviene de la palabra árabe Alloeh que significa sustancia amarga y brillante. En la Antigüedad los egipcios, los romanos, los griegos, los indios y los chinos le dieron múltiples utilizaciones cosméticas. Se dice que Cleopatra atribuía su belleza a la utilización del gel de áloe. Por otra parte, los historiadores aseguran que Aristóteles convenció a Alejandro el Grande para que conquistara la isla de Socotra, en África, con el propósito de obtener cantidades suficientes de áloe para utilizarlas en la curación de las heridas de los soldados. El zumo de la hoja se utiliza en la actualidad para proteger la piel de las agresiones del medio ambiente.
    Productos que contienen Áloe
  • Flor de pata de canguro

    Flor de pata de canguro

    Anigozanthos flavidus

    Australia

    En las planicies de arena de Australia Occidental, las flores de pata de canguro ofrecen un espectáculo deslumbrante. En el extremo de unos tallos estilizados y gráciles, estas despliegan sus inflorescencias insólitas y aterciopeladas con vivos tonos rojos, verdes o amarillos. El nombre común de la planta se debe a la sorprendente forma de sus brácteas, semejante a unas patas de canguro. La flor de pata de canguro es una planta prolífica que produce una gran cantidad de semillas y es capaz de colonizar con éxito los suelos dañados o quemados. Los investigadores de Clarins se han interesado por su excelente capacidad de reproducción. Sus estudios han demostrado que su extracto permite optimizar el potencial de regeneración de la dermis.
    Productos que contienen Flor de pata de canguro
  • Manzanilla

    Manzanilla

    Anthemis nobilis

    Francia

    La manzanilla fue en un principio considerada como una hierba mala, hasta que los monjes italianos descubren en el siglo XVI su acción calmante. Desde entonces, además de sus virtudes apaciguantes y suavizantes, se han reconocido cualidades febrífugas y antiinflamtorias, y su cultivo se ha desarrollado tanto para su uso en herboristería como en cosmetología. En Europa se la utiliza también desde hace mucho tiempo para aclarar el cabello. En la línea White Plus los Laboratorios Clarins la han asociado al perejil para incrementar esta acción aclaradora.
    Productos que contienen Manzanilla
  • Bardana

    Bardana

    Arctium lappa

    Francia

    La bardana, una planta grande y robusta de las regiones templadas, es frecuente en claros y baldíos. Posee una raíz muy alargada cuya composición da lugar a su acción depurativa. En medicina tradicional, se emplea para tratar abundantes afecciones de la piel como el eczema o acné. En su uso habitual, el extracto de bardana contribuye a purificar y aliviar la piel.
    Productos que contienen Bardana
  • Tamanu

    Tamanu

    Calophyllum inophyllum

    Asia

    El tamanu es un árbol majestuoso originario del sudeste asiático. Crece en las numerosas islas de Oceanía. Los polinesios lo veneraban y lo utilizaban para esculpir objetos sagrados. El aceite verde esmeralda que se extrae de sus almendras cuenta con propiedades cicatrizante, desinfectante, antiinflamatoria y circulatoria, las cuales confirmarían la devoción de la que es objeto. En cosmética, le aceite de tamanu, rico en ácidos grasos, especialmente en omegas 6 y 9, nutre la piel y le ayuda a luchar contra el desecamiento cutáneo. El aceite de tamanu utilizado por los Laboratorios Clarins procede de la agricultura orgánica.
  • Té Blanco

    Té Blanco

    Camellia sinensis

    China

    El té blanco, una especie rara y codiciada, se cultiva en China, en las montañas del Fujian. Antiguamente, se consideraba bebida de la inmortalidad. Su nombre proviene del color de los brotes de sus hojas, de un blanco plateado, que se recogen durante los primeros días de la primavera. A la inversa de otros tipos de té, el té blanco no se somete a ningún procedimiento de fermentación: sólo se deja marchitar y después secar. Este procedimiento de elaboración minimalista resguarda todas las cualidades de las hojas y explica su elevado contenido de flavonoides antirradicales libres.
Has visto 12 de 94 artículos
Cargar más