A propósito: Rostro

El tono del rostro es lo primero que tenemos en cuenta a la hora de elegir un buen maquillaje. Pero antes, es importante preparar la piel. Las bases permiten unificar el tono de la tez antes de aplicar los polvos o una crema con color. La elección del tono del maquillaje se hará en función del color de la piel. El beige es perfecto para las pieles rosadas, el albaricoque para los rostros mate y el rosa para las pieles pálidas. Un corrector antiojeras y un buen iluminador te permitirán corregir las imperfecciones y resaltar las partes más bonitas de tu rostro. Un colorete dará el toque final perfecto y añadirá una nota de color a tu rostro.